Dkasta, flores en la basura

Dkasta
Continente. Presentaciones birriosas y aficionadas como la de este CD son las que hacen perder la fe en el formato físico y apostar, sin paliativos, por la descarga digital. Contenido. Oiga, pues ya es otra cosa, que al fin y al cabo es de lo que se trata. Nos encontramos con doce aceptables píldoras de la escuela del (punk) rock urbano en castellano. Canciones cargadas de energía sonora, estribillos candidatos a himnos de barrio y letras, en su mayoría, sin intenciones reivindicativas que para mi gusto deslucen el cuadro. “La radio ha muerto” es el tema estrella de esta colección, donde destaca la excelente y pulida grabación en general. Publicado por PSM Music.

 

Carolina Otero and The Someone Elses

Carolina Otero
Después de asistir al concierto en La Edad de Oro, sala gestionada por mis queridos Juanjo y Reme, me vino a la cabeza aquel disco de los suecos Randy titulado “You can't keep a good band down” (algo así como “Las buenas bandas siempre salen adelante”). ¡Ojalá sea cierto! Es vox pópuli que CO&TSE con “Benidorm” han despachado uno de los mejores discos de este 2013 y su directo, visto lo visto, no le va a la zaga. Dani Gurrea (guitarra), José Montoro (batería) y Nick Simpson (bajo y coros) tejen, tema tras tema, una poderosa y enmarañada red sonora que permite a Carolina Otero (voz y guitarra) disfrutar de su premeditada provocadora candidez, mientras se pasea por su brillante repertorio con la seguridad del que se recrea saltando al vacío por puro placer. Fueron desgranando el ya mencionado “Benidorm”, cortes del “Give me your shoes” y no faltó un estreno con “Your brain is backwards”. Una actuación en continuo crescendo que alcanzó la plenitud cuando Mike Grau (Mad Robot, Furious Planet), invitado especial, subió con su guitarra para reforzar la apoteosis en “Dead”, “On the fire” y “Ewan McGregor”, un final sublime. Sin duda, CO&TSE poseen un gran potencial  creativo para un largo recorrido, todo ello gracias a su carismática y activa líder. La noche terminó con Charles Lavaigne & The Fulgores presentando su “The Birdfish”, trío de propuesta promiscua y estilosa que merece un espacio aparte. (Foto por Mike Grau)

 

Furious People: Time for reaction

Furious People
Este fibroso quinteto nos entregan, “Time for reaction”, su cuarta referencia discográfica “trata sobre todo lo que está pasando en este país, creemos que es momento de hablar de ello y de denunciar las injusticias que estamos sufriendo”. Un trabajo cargado de pura energía, credibilidad y grandes canciones, fruto, quizás, de la inexistente necesidad de forzar situaciones “somos una banda de colegas y hacemos lo que más nos gusta para pasárnoslo bien, pero no tendríamos problema en que las cosas fueran a más. Las pretensiones de la banda son llegar hasta donde se pueda”. Con ocho años de existencia y más de cien conciertos demoledores, nadie discute su honorífica mención como la mejor banda de High Energy Scandinavian Rock de la plana “en Castellón hay bandas a patadas, los locales están llenos y hay muchas salas de conciertos, buen ambiente”, pero “por desgracia, no muchas salen a la luz”. Optan por la financiación propia “de momento autoedición por obligación, ya que no queremos dejar de sacar discos”, y es que tienen claros sus objetivos “Nuestra filosofía es componer, grabar, tocar, disfrutar y seguir hasta que nos cansemos”. Furiosos con causa.

Jolly Joker, vacilones

Jolly Joker
Impecables y vacilones, así son estos tipos, abanderados de la mejor escuela sleaze dentro de una ciudad repleta de panolis indolentes, grises songwriters y ukeleles hawaianos “llevamos desde 2008 tamizando la parte más sucia de L.A. y la más turbia del norte de Europa”. El resultado es de lo más espectacular que te puedas encontrar “somos animales de escenario, nuestro primer disco solo consigue plasmar algo de lo que son nuestros directos”. Y eso que su álbum “Sex, Booze & Tattoos” es pura gozada roquera de principio a fin, con un videoclip del single “Fuck it all” que te atrapará sin remisión. La chulería de Jolly Joker no es una pose “lo que ves y lo que oyes es lo que somos, esto es rock and roll y no valen las medias tintas. El público no es tonto”. Cierto, y es de agradecer esa actitud verosímil con la que envuelven su aventura sonora que, a su vez, sirve para rescatar y engrandecer un género que gozó de todo su esplendor en los ochenta y que se resiste a caer en el olvido. “Este mes estaremos defendiendo la causa en Madrid, Zaragoza y Valencia”. Mientras existan adalides como Jolly Joker, el futuro está garantizado. “Sex, Booze & Tattoos” ha sido editado por The Fish Factory. (Foto por Betty Lane)

 

Boikot en Rock City

Boikot (por Irene Bernad)
Los casinenses En Jake fueron los encargados de abrir fuego, esa noche, ante un público predispuesto a todo. Estuvieron dignos. Y así, con el camino allanado, los madrileños arrancaron su pase con el tema “Naíta na”, una delirante mezcla de punk-ska con guiños al Kazachok que solo fue la mecha de una velada incendiaria. Boikot es una banda con los mismos miembros durante más de tres lustros, y eso se nota en el sabio manejo de su repertorio y, cómo no, del personal que acude a su reclamo. Además de repasar parte de su último disco, “Lágrimas de rabia”, no faltaron clásicos como “Inés”, “Stop censura”, “Mentiras”, “Hasta siempre” o “De espaldas al mundo”. Entre rock, punk y ska frenético, la fiesta alcanzaba cotas de éxtasis absoluto cuando llegaban los pasajes hardcoreros, donde todos los presentes participaban entusiasmados y cómplices de una banda honesta y respetuosa con sus seguidores. Kosta, osado él, se marcó un “Enloquecer” en catalán, mientras sus camaradas, Juankar, Alberto y Grass, le cubrían la retaguardia con pasión. El cuarteto, ya entregado a la causa, disparó sus últimas ráfagas certeras: “No hay tregua” (Barricada) y dentro de “Kualkier día” recrearon un medley con “Marihuana” (Porretas) y “Vicio” (Reincidentes). Entiendo que puedes imaginar el final. (Foto Irene Bernad)